Estoy intentando hacerme amigo del miedo,
y reirme a carcajadas cada vez que puedo.
Estoy intentando sonreir a cada niño con el que me cruzo,
y sumergirme en cada relacion con el oficio de un buzo.
Creeme, lo estoy intentando.

Estoy intentando no darle importancia al hecho de que no seas como te habia imaginado,
estoy intentando jugar sin que me importe el resultado,
relajarme cuando quiero usar el bate, pero esta ocupado.
Creeme, lo estoy intentando.

Estoy intentando ser conciente de que el sol sigue ahi arriba,
estoy intentando controlar mi ira,
no tragar de golpe y asi, poco a poco, saborear la vida.
Estoy intentando decir la verdad, y hacerlo de la manera que menos duela,
dejar de usar la rueda y gastar mas suela.
Estoy intentando no echar la culpa a otros cuando algo sale mal,
pisar un suelo mas natural,
salir de vez en cuando de esta ciudad aspera y artificial.

Estoy intentando aprender a sonreir cuando me demuestran que me equivoco,
a dejar de disimular que soy un loco,
a sentir la energia de cada pequeña cosa que toco.
Creeme, lo estoy intentando.

Estoy intentando dibujar sonrisas en mi barrio,
intentando decidir si prefiero unos ojos o unos labios,
estoy intentando memorizar cada sueño cuando me despierto,
y caminar sin dudar, porque cada instante de duda es un instante muerto.

Estoy intentando hablar mas con desconocidos,
y no girar la cabeza cuando alguien me mira demasiado.
Estoy intentando ser neutral y objetivo,
tomarme la vida con la perspectiva del que no se queja aunque tenga algun motivo.
Estoy intentando escribir y vivir para volver a escribir
y hacer de ese circulo un maravilloso jardin en el que existir.
Estoy intentando callar cuando no se que decir,
plantarme y discutir antes que agachar la cabeza y huir.
Creeme, lo estoy intentando.

Estoy intentando darle de comer a cosas invisibles,
y a enamorarme de cosas insignificantes,
y a no darle importancia a esas cosas que nos venden como grandes.
Estoy intentando pensar mas en los que me quieren, reirme de mis fobias.
Estoy intentando que mi corazon no se acelere si se acercan quienes me odian.
Estoy intentando asumir que el mundo no es justo,
y que el rencor de otros es logico,
y que el amor se marchita si no lo riegas,
y que la muerte no avisa cuando llega,
y que quien juega limpio no siempre recibe apoyo.
Estoy intentando dedicar mas tiempo a mirar las estrellas,
a beber mas agua, a abrazar, a besar,
y a dar muestras de afecto sin un motivo aparente.
Estoy intentando ser mas imperfecto,
a hacer lo incorrecto, ser mas imprudente.
Estoy intentando liberar al payaso que encerre
en la mazmorra de la verguenza hace tiempo ya,
a no hacer algo porque lo hagan los demas,
a hablar con los animales y a tratarlos como a iguales.
Estoy intentando ser mas insensato y asi amar y entregarme sin medida.
Ser feliz aunque sea a ratos y darle un sentido a esto que llaman vida.
No se si lo conseguire pero creeme, lo estoy intentando.

– Scratch, N. (2014). Lo Estoy Intentando. On Los Viajes Inmóviles [LP]

Por qué celebramos los aniversarios del día de nuestro nacimiento y no el día en que aprendemos a caminar? O el primer día en que decimos “mamá”? O el día de nuestra graduación? O el día en que decidimos de una vez por todas ser libres e independizarnos? En todas esas fechas volvemos a nacer.

Daddy Yankee menciona como prueba de su heterosexualidad sus 20 años de matrimonio y estabilidad familiar con su mujer, pero hay muchos homosexuales con doble vida en el mundo, que viven casados con parejas de sexo opuesto, solo por ocultar su homosexualidad. Si él está tan seguro de su orientación sexual no debiera enojarse de que la gente piense que sea gay. Eso le pasa a muchas celebridades. Por mencionar unos cuantos: Adam Levine, Prince, Michael Jackson, Mick Jagger… todos han sido víctima de la prensa y sus especulaciones. Déjese de eso Daddy Yankee. Si usted no es gay no le de tanta larga a eso y suelte la prensa en banda, si lo eres, pues sal del closet.

Lo mejor del mundo es no arrepentirse de sus errores.

Un buen conductor es aquel que sabe cómo frenar un automóvil sin usar los frenos.

Soy de los que tienen que ver para creer, pero cuando me enseñan pruebas de algo que alguna vez me haya reusado a creer me siento entorpecido.

La verdad es que lo que hace que uno extrañe a una persona no es qué tanto se haya compartido con esta, o qué tan comprometedores hayan sido esos momentos, sino qué tan grande es tu ansiedad por volver a sentir su presencia y vivir.

La meta no es encontrar a la mujer o al hombre perfecto(a). La belleza no te traerá esa satisfacción que tanto buscas. Tu exigencia no debe ser que tenga enormes músculos o grandes nalgas, ni pelo largo o una hermosa sonrisa. Ni que sea detallista o que no sea interesado(a). No necesariamente tiene que llenar tus “expectativas”. Lo único que necesitas es alguien que al igual que tú no tema enamorarse, que esté dispuesto a los riesgos que exige el amor y que mirándote a los ojos te confiese que eres ese ser irreemplazable en su vida, aunque de ser verdad estas palabras estarían demás porque a tí no te cabería ni la menor duda. Love’s the only rule.